Notas para Vivir...

No te detengas en los errores que has cometido, camina hacia el sendero de lo bueno que estás por hacer... No te culpes por los errores que has cometido, más bien decídete a cambiar, pero sobre todo ¡ACTÚA!

No te mires a través de tus ojos, contémplate a través de los ojos de Dios y aprende a ser indulgente contigo mismo... No pienses en lo largo que es el camino de tu transformación, sino en cada paso que darás para convertirte en el ser que deseas...

No cuentes solo con tus fuerzas, apóyate en los amorosos brazos de Dios... No trates de cambiar a los demás, sé responsable de tu propia vida y ¡cámbiala! Entiende que cuando cambias dentro, afuera todo se transforma...

Permite que el amor toque tu alma y no te defiendas de él... permítete sentir... Manten los ojos fijos en tu meta, sin reparar en lo difícil que podría ser el camino para alcanzarla.

Vive un día a la vez, aprovecha las experiencias del pasado para bien y deja que el futuro llegue radiante, a su debido tiempo... Recuerda que cada día tiene su propio afán... no añadas más cargas a tu presente...

Rodéate de personas que están en tus mismas búsquedas, para que se apoyen y acompañen mutuamente... Cuando te sientas cansado, suelta las cargas y renueva tus fuerzas...

Si un día te sientes demasiado responsable por los demás, recuerda que es otro el Mesías... Si te sientes atado por cadenas, reza para que se rompan las ataduras y se conviertan en azules lazos de amor... No reacciones a la primera provocación... Tu paz interior vale más que cualquier otra cosa...

Si has hecho que tu felicidad dependa de otra persona, despréndete de ella y ámala sin pedirle nada a cambio... No pretendas tener el control de todo, déjate guiar por la magia de tu corazón... Recuerda sembrar flores, porque todo lo que siembres será tu cosecha...

Sueña... ¡y persigue tus sueños!