¿Qué es vivir?

Vivir no es hacer recuentos: ni de la cantidad de amigos que tienes ni de lo bien o mal aceptado que eres ni de si tienes o no planes para este fin de semana o estás solo ni siquiera es llevar la cuenta de los besos que has dado o recibido. Vivir no tiene nada que ver con la clase de familia a la que perteneces o cuánto dinero tiene o el tipo de colegio al que te mandaron.

Vivir tampoco es evaluar el tipo de coche que conduces ni si eres guapo o feo -según los cánones que dicta la moda- ni si estás o no en buena forma física ni la clase de ropa o zapatos que usas ni la música que escuchas. Vivir no tiene nada que ver con el color de tu pelo o de tu tez ni con tus títulos o diplomas ni con lo inteligente que eres o lo inteligente que los demás piensan que eres o lo inteligente que dicen los tests que eres. ¡Vivir no se refiere en realidad a nada de eso!

Vivir tiene que ver con las personas a las que amas o hieres, con aquellos a quienes haces felices o desgraciados a propósito. Tiene que ver con mantener o traicionar confianzas. Tiene que ver con la amistad y la forma en que la usas: ¿cómo un arma o cómo algo sagrado? Vivir se refiere a todo aquello que dices y a la intención con la que lo dices, puede ser hiriente o alentador ... puede empezar un rumor ... puede contribuir al chismorreo o puede detenerlo. Se refiere también a los juicios que haces, a la forma en que se transmiten y a las personas a quienes llegan y como llegan.

Vivir está íntimamente relacionado con las personas a las que has ignorado o demostrado aprecio intencionada y conscientemente, con los celos y la envidia, el miedo, la ignorancia y la venganza y con todo lo contrario... es decir, vivir está íntimamente relacionado con el odio o el amor y con lo que tú elijas para que crezca dentro de ti y se propague a tu alrededor.

En conclusión, vivir se refiere a la forma en que utilizas tu existencia para envenenar o conmover los corazones de los demás de tal forma que jamás pudiera haber ocurrido si tú no estuvieras allí. Y sólo tú puedes escoger la manera en que se verán afectados esos corazones. Vivir tiene que ver, pues, con tus elecciones de cada momento.

¡QUIERES VIVIR! COMIENZA DE UNA VEZ