Dueños de la tierra
Autor: Roque Schneider

Cuando nos creemos dueños de la tierra, jueces de los hombres, amos y señores de la existencia, nos sentimos como cualquier otra cosa, limitada al tiempo y al espacio.

Cuando nos negamos a bucear en las aguas desconocidas del corazón, sediento de paz, de felicidad, de orientación, de sentido, cobardemente nos negamos a ir más allá del presente, de lo tangible y lo mensurable.

Le tenemos miedo a lo desconocido, al misterio, a las fantasías, a los sueños.

Nos da temor enfrentarnos a la totalidad de nosotros mismos.

Tenemos miedo de ir más allá...

Por eso, si deseas creer hasta el infinito, coloca el infinito dentro de tu vida.

Si quieres ser grande opta por Dios.

No lo ocultes, intenta buscarlo.

Él está en la hierba que crece, en el agua que corre, en la oración, en la vida..., porque la vida, con Dios, no muere...