Un paseo con Dios en bicicleta...

...Al principio veía a Dios como el que me observaba, como un juez que llevaba cuenta de lo que hacia mal, como para ver si merecía el cielo o el infierno cuando muriera. Era como un presidente, reconocía su foto cuando la veía, pero realmente no lo conocía.

Pero luego reconocí a Dios; parecía como si la vida fuera un viaje en bicicleta, pero era una bici de dos, y note que Dios viajaba atrás y me ayudaba a pedalear.

No se cuando sucedió, no me di cuenta cuando fue, que El sugirió que cambiáramos lugares, lo que si se es que mi vida no ha sido la misma desde entonces.

Mi vida con Dios es muy emocionante. Cuando yo tenia el control, yo sabia a donde iba. Era un tanto aburrido, pero predecible. Era la distancia mas corta entre dos puntos. Pero cuando El tomo el liderazgo, El conocía otros caminos, caminos diferentes, hermosos, por las montañas, a través de lugares con paisajes, velocidades increíbles. Lo único que podía hacer era sostenerme; aunque pareciera una locura, El solo me decía: "¡Pedalea!"

Me preocupaba y ansiosamente le preguntaba, "¿A donde me llevas?" El solo sonreía y no me contestaba, así que comencé a confiar en El.

Me olvide de mi aburrida vida y comencé una aventura, y cuando yo decía "estoy asustado", El se inclinaba un poco para atrás y tocaba mi mano.

El me llevo a conocer gente con dones, dones de sanidad y aceptación, de gozo. Ellos me dieron esos dones para llevarlos en mi viaje; nuestro viaje, de Dios y mío.

Y allá íbamos otra vez. El me dijo: "Comparte estos dones, dalos a la gente, son sobrepeso, mucho peso extra". Y así lo hice... a la gente que conocimos, encontré que en el dar yo recibía y mi carga era ligera.

No confíe mucho en El al principio, en darle el control de mi vida. Pensé que la echaría a perder, pero El conocía cosas que yo no sabia acerca de andar en bici... secretos.

El sabia como doblar para dar vueltas cerradas, brincar para librar obstáculos llenos de piedras, inclusive volar para evitar horribles caminos.

Y ahora estoy aprendiendo a callar y pedalear por los mas extraños lugares. Estoy aprendiendo a disfrutar de la vista y de la suave brisa en mi cara y sobre todo de la increíble y deliciosa compañía de mi Dios.

Y cuando estoy seguro que ya no puedo mas, El solo sonríe y me dice: "¡Pedalea!