Amar es una decisión
Autor: Begoña Gurza

Muchas parejas hoy en día se casan sin pensar en lo que la palabra matrimonio en realidad implica: entrega, compromiso y sacrificio entre otras cosas. Con el tiempo algunas parejas se vuelven egoístas y quieren regresar a su estado de soltería, en donde no tenían cuentas que dar ni nada que compartir.

“¡Es más fácil así!” Es lo que piensan muchos de los que han pasado por un proceso de separación, y más si no tienen hijos que pelear. Salen “limpios” de esta para entrar en una nueva relación creyendo que ésta va a ser diferente y que ahora si encontrarán la felicidad.

Y en realidad el matrimonio no da la felicidad, sino que cada parte que constituye una pareja la debe proporcionar para formar un todo y llegar a la satisfacción plena. Pero esto, les cuesta trabajo a muchos, es más fácil darse por vencidos que intentarlo de nuevo, para ellos no vale la pena esforzarse un poco para estar bien con el otro.

Me considero una persona que se casó con el pensamiento que quizá muchos consideren antiguo: “hasta que la muerte nos separe” y trato de sobrellevar los problemas que se tienen como en cualquier matrimonio, pero cuando comienzo a dudar sobre mi relación, leo un pequeño refrán que me encontré navegando por internet; desconozco la fuente, porque olvidé escribirla, sin embargo es algo tan bonito que decidí compartirlo con ustedes para que lo apliquen a su vida en caso de que llegaran a encontrarse en una situación similar:

“Un esposo fue a visitar a un sabio consejero y le dijo que ya no quería a su esposa y que pensaba separarse.

El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y solamente le dijo una palabra: Ámela. Luego, calló. - Pero es que ya no siento nada por ella, replicó el hombre. - Ámela, repuso el sabio.

Y ante el desconcierto del señor, después de un oportuno silencio, agregó lo siguiente: Amar es una decisión, no un sentimiento; amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor. El amor es un ejercicio de jardinería: arranque lo que hace daño, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide. Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvia, mas no por eso abandone su jardín.

Ame a su pareja: acéptela, valórela, respétela, déle afecto y ternura, admírela y compréndala. Eso es todo, ámela.”

Cuando lo leí por primera vez mi piel se puso chinita…¡es verdad!, pensé. Y analizando el trasfondo de este refrán me di cuenta que el matrimonio no sólo es para compartir risas, alegrías y reventones, sino también derrotas, tristezas, tiempos duros y fracasos. Dios pone muchas pruebas, muchos obstáculos en el camino y sabe que todos podemos derrotarlos, pero sólo si queremos lo haremos.

Ahora si que “el que quiera azul celeste que le cueste” y con esto no digo que te la tienes que pasar mal porque el amor es un sufrir total ¡para nada!, pero si sabes que tu matrimonio puede durar porque tienen muchos valores que compartir y se quieren, no dudes en luchar, y verás que así como salieron de este pequeño bache, podrán salir de los que se presenten más adelante.

No importa a qué recurras para hacerlo; hoy en día existen infinidad de soluciones, como las terapias en pareja, que les ayudarán a ver el punto objetivo de las cosas si por algo cada uno está “montado en su burro” creyendo tener siempre la razón. Pero nada se da de un día a otro…mis papás llevan ya 38 años de casados y siempre me han dicho algo muy cierto “en el matrimonio se lucha a diario y no debes dejar de hacerlo si no quieres fracasar”.

Así que sólo te dejo este pequeño mensaje para recordarte que amar es una decisión y no una obligación, y si esto no lo tienes claro desde el principio será mejor que termines con la relación que tienen antes de que sea demasiado tarde y acabe por consumirte a ti como persona.