No te quejes

A pesar de que era rico, George Washington, nunca tuvo a mano una aspirina cuando le dolía la cabeza.

Thomas Jefferson nunca tuvo a su alcance, un taxi cuando debía llegar con premura a alguna parte.

Benjamín Franklin jamás habló por teléfono.

William Shakespeare nunca tuvo máquina de escribir.

Los vikingos que cruzaron el Atlántico no tenían brújulas.

Cristóbal Colón no llevó comida envasada en las carabelas.

Alejandro el Grande jamás consiguió, comprarse medias, ni pedir una pizza por teléfono.

Beethoven no tenía tocadiscos estéreo.

Mozart nunca pudo grabar sus composiciones.

Y Julio César nunca fue al cine.

¿Y usted se queja porque no consigue todo lo que desea? NO SE QUEJE, estamos en el mejor momento de nuestras vidas. Enfoquese en las bendiciones, en lo que tiene y NO, en lo que no tiene.